Edimburgo

Edimburgo – La Ciudad de las dos Caras

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubeinstagram

El Primer regalo que nos brinda Edimburgo, es su imponente fortaleza, “ El Castillo de Edimburgo”. Emplazado en lo alto de un promontorio volcánico y en pleno corazón de la ciudad, se alza como un ángel custodio que observa cómo la ciudad se extiende sobre siete colinas y se topa al norte con el Firth of Forth, que desemboca en el oscuro Mar del Norte.

Edimburgo - Escocia

Edimburgo – Escocia

La ciudad de Edimburgo ha sido golpeada desde sus orígenes por innumerables guerras y conflictos religiosos, de ahí su regio carácter defensivo. Edimburgo constituía un emplazamiento estratégico único, era la llave que abría las puertas de Escocia y muchos han sido los que a lo largo de su historia han querido poseerla. Su mayor actividad bélica tuvo lugar durante las guerras de Independencia de 1.286 y 1.371, donde se sucedieron las ya famosas gestas de Sir William Wallace y Robert Bruce, que luchaban contra la tiranía del yugo anglosajón.

Hoy en día Escocia forma parte del Reino Unido, aunque conserva su propio Parlamento Escocés. Por su parte, Edimburgo ya ha olvidado su convulso pasado y se ha convertido en una ciudad bella y apacible, envidiada por otras grandes capitales por ser un máximo exponente de la cultura.

La primera e ineludible cita que nos propone la ciudad es, sin lugar a dudas, “El Castillo de Edimburgo”, testigo directo de la vida y transformación de la ciudad. Si nos adentramos en él, podremos hacernos una idea de la historia y el sentimiento escocés, así como ver “The Honours of Scotland” (las joyas de La Corona Británica), a buen recaudo en una cámara acorazada.

Imponente fortaleza, “ El Castillo de Edimburgo”

Imponente fortaleza, “ El Castillo de Edimburgo”

Desde ahí y a través de ‘La Explanada’ (lugar dónde se celebra anualmente su distinguido Military Tatoo ó desfile militar), entraremos en la “Royal Mile” ó Milla Real. Con una extensión de una milla (1,6 Kilómetros), constituye la arteria principal de la “Old Town” ó Ciudad Vieja y comunica el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse (edificio del siglo XVII que acoge al monarca durante sus visitas a la ciudad). Denominada por algunos como “La calle más espléndida del mundo” , la Royal Mile luce orgullosa los entresijos de la Old Town. Sus Callejuelas, sus rincones y sus pasadizos abovedados conforman un auténtico laberinto medieval.
Entre las innumerables posibilidades que ofrece s encuentran la visita a Cámara Obscura (un edificio dispuesto a modo de cámara fotográfica en el que se proyectan a tiempo real interesantes panorámicas de la ciudad) ó la Scoth Whisky Heritage Centre (antigua destilería en la que se puede aprender prácticamente de todo sobre la elaboración de la bebida nacional, el “Whisky,” que, junto con el “Kilt” ó típica falda escocesa y las vistosas gaitas, constituyen el símbolo de Escocia).

Si seguimos descendiendo por la Royal Mile, nos topamos con la catedral de “St. Giles”, desde la que se inició la Reforma Escocesa a manos de John Knox en 1.638. No perdáis detalle sus vidrieras de extraordinaria belleza.

Ya en el tramo conocido como “High Street” podemos contemplar los edificios que han otorgado a ésta calle su particular relevancia: el High Court of Justiciary (Tribunal supremos de Justicia), el City Chambers, que alberga el ayuntamiento, ó la suntuosa casa de John Knox , John Knox´s House. Las imponentes fachadas que se alzan a ambos lados de la calle mirando al presente desde otro tiempo más opulento son testigos mudos de una época en la que aquí se arremolinaba la flor y nata de la sociedad edimburguesa.

El último tramo de la Royal Mile, denominado “Canongate”, nos muestra una Edimburgo mucho más relajada, casi mecida por la naturaleza, ya que detrás del Palacio de Holyroodhuse se haya el Holyrood Park. Se trata de un parque muy cercano a la ciudad que se extiende a lo largo de unos 8 kilómetros y presenta un resumen excepcional de los bucólicos paisajes escoceses tan admirados como fotografiados.

Para los más valientes, existe una ruta que asciende hasta el Arthur´s Site, a 250 metros de altitud, serpenteando entre praderas, lagos y ciénagas para finalizar en la cima de un antiguo volcán. Desde aquí se puede observar la panorámica más bella de Edimburgo.

Los jardines de West Princesa Street, ubicados al pie del Castillo, separan la Ciudad Vieja de la Nueva (denominada New Town), que dista mucho del entramado medieval del Old Town. En la expansión de Edimburgo se cuidó con especial mimo un recatado urbanismo de estilo neoclásico, de anchas y simétricas avenidas, de plazas, parques y glorietas que hoy acogen al sector financiero y comercial de la ciudad.

A través de North Bridge, que une la ciudad vieja con la nueva, llegamos a Princess Street, la calle más importante y cosmopolita de Edimburgo. En ella, se suceden un buen número de tiendas de todo tipo, desde los pequeños puestos de comida rápida, hasta los grandes almacenes. Desde esta avenida es posible contemplar vista fabulosa de La Ciudad Vieja con El Castillo en lo más alto.

En el centro de Princess Street se alza el impresionante monumento erigido en memoria del famoso escritor “Walter Scott”, una mole de mármol de 30 toneladas que se eleva como una aguja negra que intenta arañar el cielo. Es posible visitarlo a determinadas horas del día, aunque para ello será imprescindible dejar el vértigo a un lado.
A sus pies descansa la Royal Scotish Academy, edificio de estilo neoclásico que exhibe diversas colecciones pictóricas a lo largo del año, y un poco más allá está la National Gallery of Scotland, que atesora importantes colecciones de arte flamenco y alemán.

En lo que a galerías de arte se refiere, Edimburgo cuenta con muestras de todo tipo. Entre las más importantes se encuentran la Portrait Gallery (Galería de Retratos), la Gallery of Modern Art (Galería de arte Moderno), la Dean Gallery y el City Art Centre donde podremos encontrar obras de artista locales.

Al final de la “Princess Street” se alza “Calton Hill”, una pequeña colina en la que se acomodan tan importantes como extravagantes monumentos. Entre ellos, el Dugald Stewart Monument, el Nelson´s Monument, ó una pequeña réplica del Partenón, el National Monument. Desde aquí se puede contemplar una magnífica vista de la capital.

LA OTRA CARA DE EDIMBURGO

Al caer la noche, y en invierno eso se traduce a las 4 de la tarde, la ciudad se pone un disfraz siniestro, nos muestra su cara oculta, sus edificios oscuros, las siluetas tétricas y los recónditos rincones. Edimburgo pasa de ser una ciudad apacible y serena a convertirse en una ciudad inquietante. Al caer la niebla, se envuelve en el misterio de una novela de terror dibujando un escenario perfecto de oscuridad e inquietud. No es de extrañar que éste entramado inspirase al escocés Robert Louis Stevenson en su obra más brillante “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mister Hyde” de fama a nivel mundial.
Algunos han sabido sacarle partido a esta cara poco conocida de la ciudad, ya que por las noches se programa una visita guiada a manos de actores caracterizados, por los lugares en que tuvieron lugar los acontecimientos más macabros de la historia de Edimburgo; Un paseo por las leyendas más oscuras a través de solitarios cementerios y pasadizos.

Pub en Edimburgo

Pub en Edimburgo

Aunque otra opción por la que se inclina la mayoría es ir a los omnipresentes “pubs”, que le han otorgado a los escoceses fama poco discutible de grandes bebedores, y no es de extrañar dada la gran variedad de excelentes cervezas y maltas con que cuentan las barras de los bares.
Si a todo esto le sumamos una buena dosis de música Folk, Pop ó Rock, muy habituales en las noches de Edimburgo, tenemos un excelente cóctel en el que la diversión está más que asegurada….aunque cuidado, ya que los escoceses poseen una rara habilidad para acabar la noche subidos al escenario de un Karaoke, y nos podemos descubrir con un micrófono en las manos a punto de desafiar nuestro sentido del ridículo.

EDIMBURGO, CIUDAD PARA LA CULTURA

Edimburgo es sinónimo de cultura, ya que a lo largo de su historia la ciudad ha sido cuna de ilustres personajes. En el siglo XVIII se decía que Edimburgo era el Faro de la Ilustración Europea , semillero de genios tales como el afamado filósofo e historiador David Hume, que cuenta con una estatua en la misma Royal Mile, el científico James Hutton, el padre de la economía política Adam Smith ó los escritores Sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson, así como un buen ramillete de arquitectos entre los que destaca James Craig (encargado del urbanismo de la ciudad nueva).

Edimburgo sabe que destila un aire embriagador, fuente de inspiración y reclamo para muchos de los universitarios que llegan a la ciudad para cursar sus estudios, incrementando así notablemente la población de la ciudad y su carácter cosmopolita.

Pero la joya más preciada en cuanto a cultura se refiere es el “Festival Internacional de Edimburgo”, uno de los festivales más importantes del mundo. Durante el mes de agosto la ciudad se abarrota de eventos culturales, que se desarrollan en múltiples lugares, desde la Explanada del Castillo con su tradicional Military Tatoo en el que miles de gaiteros hacen sonar sus melodías.

Si se pretende visitar la ciudad durante el festival es más que aconsejable reservar alojamiento con bastante anterioridad, ya que Edimburgo aumenta su población considerablemente durante estas fechas.

gaitero

Gaitero

GUÍA DE VIAJE

Edimburgo es la capital de Escocia, que pertenece a Reino Unido, aunque manteniendo su propio Parlamento.

CÓMO LLEGAR

Son muchas las compañías aéreas que vuelan a Edimburgo desde Madrid, Sevilla, Barcelona, Bilbao, Palma de Mallorca, etc.…..Iberia, Brithish Airways e Easyjet cuentan en su ruta con vuelos directos.

REQUISITOS DE ENTRADA
Para los residentes en países miembros de la Unión Europea, basta con llevar el DNI en vigor.

POBLACIÓN

Edimburgo cuenta con casi medio millón de habitantes, aunque la cifra aumenta considerablemente durante el Festival, que tiene lugar en el mes de agosto.

IDIOMA OFICIAL

Inglés.

MONEDA

La moneda oficial es la libra esterlina ó pound, que equivale a unos 1,0921 euros.

CUANDO IR
Una época interesante para visitar el Edimburgo de las “leyendas” es en el otoño.
En primavera y el verano, cuando el clima se suaviza y los días son más largos la ciudad invita a disfrutar de sus encantos.

GASTRONOMÍA

La capital escocesa cuenta con infinidad de locales en los que sirven comida, desde una tienda de comida rápida hasta el más selecto restaurante, pasando por una amplia gama de comida internacional.
La comida tradicional escocesa tan sólo la encontraremos en los locales con más solera de la capital. Si os pierde es el marisco, deberéis ir a Leite, que cuenta con muchos restaurantes a orillas del mar donde sirven exquisitos pescados y mariscos.
Respecto a la bebida, en Edimburgo se le rinde culto y por ello las barras hacen acopio de una amplia variedad de todo tipo de bebidas, en especial de cervezas y maltas. La gran cantidad de locales y ambientes que hay cubren las necesidades más extravagantes.

DÓNDE DORMIR

La oferta de alojamiento en Edimburgo es muy amplia y capaz de adecuarse a cualquier bolsillo, ya que la ciudad está acostumbrada a recibir un buen número de turistas a lo largo del año.
Entre los hoteles más destacados se encuentra el THE SHERATON GRAND HOTEL & SPA EDINBURGH
1 Festival Square, Edinburgh, Scotland EH3 9SR
www.sheraton.com/grandedinburgh
Este lujoso hotel de cinco estrellas fusiona la excelencia de un hotel internacional con el característico y hospitalario estilo escocés. Sus 260 confortables habitaciones, entre las que se incluyen 16 suites, están dotadas de todo tipo de comodidades. Especialmente destacable es el ‘One Spa’, un espectacular y moderno centro termal situado en la azotea del hotel y considerado uno de los más grandes y avanzados del Reino Unido. Sumergirse en su piscina termal al aire libre mientras contemplas una inigualable panorámica de Edimburgo constituye una suculenta propuesta difícil de igualar.
(A partir de 170€ la noche en habitación doble.)
, The Scotsman, situado en la calle North Bridge, a un minuto de las dos calles más importantes de la ciudad, o el Old Wawerley Hotel, en el mismo centro de Princesa Street.

También hay un buen número de hostales y albergues, aunque otra opción que nos brinda la ciudad son los “Bed and Breakfast” si queremos disfrutar de un ambiente más familiar.

MÁS INFORMACIÓN

Podemos encontrar más información en www.visitscotland.com y www.visitbritain.com/es .

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario